TheLemonGroup!

Comunicacion Internet Medios

22 de abril de 2006

Roa Bastos


Roa Bastos, abierto a todos

Mediante un sencillo acto, pero de mucho significado, quedó instituida la Cátedra Augusto Roa Bastos, en la Universidad Católica de Asunción.
El evento de habilitación contó con la presencia del rector de la entidad Ilde Silvero; Luis Fretes Carreras, coordinador del Departamento de Ciencias Sociales de la UC, y el periodista Antonio Carmona, impulsor del proyecto.
En los respectivos discursos quedó claro que se abría esta oportunidad de ahondar en la obra del autor de "Contravida" como un justo homenaje a una vida dedicada a las ideas, a explorar el ser paraguayo en sus d
iferentes aristas.
Lo interesante de esta Cátedra es que podrán participar estudiosos de la obra de Roa, profesores de historia, estudiantes secundarios como universitarios y toda persona interesada en el tema.

Para participar, por ejemplo, del primer curso que comenzará el 20 de mayo, no se necesita tener títulos académicos, solo sentirse motivados por la investigación del universo literario de nuestro Premio Cervantes.
Se redactarán las investigaciones y se publicarán al final del curso.
La primera actividad de esta Cátedra será el tratamiento del tema "Augusto Roa Bastos, el mito, la historia y la crítica social". Los interesados en participar en este curso deben dirigirse a la Facultad de Filosofía y Ciencias Humanas –Independencia Nacional y Comuneros–. Teléfono 495 354.

Ilde Silvero precisó que esta Cátedra es un aporte de la UC a la comunidad por su compromiso con el ámbito cultural, ya que generalmente estas actividades no generan gran rentabilidad.

Fuente: Link al articulo publicado en el Diario Ultima Hora Asuncion Paraguay

------------------------------------

Datos biográficos

Augusto Roa Bastos nació el 13 de junio de 1917 en Asunción (Paraguay). Pasa su infancia en Iturbe, un pequeño pueblo de la región del Guairá, y, en 1930, comienza la creación literaria con el estreno de su pieza teatral La carcajada. Trabaja en múltiples oficios, hasta que en 1933 logra un empleo de administrativo de banca y empieza sus primeras colaboraciones en la prensa. Al año siguiente, con 15 años de edad, el joven Roa Bastos se fuga con un grupo de compañeros de colegio a la guerra del Chaco, que enfrentó a su país contra Bolivia.

En 1944, en plena Segunda Guerra Mundial, se traslada a Londres como corresponsal del rotativo paraguayo independiente El País, de Asunción, donde publica sus crónicas sobre el final de la contienda. En 1947 regresa a Paraguay, pero el dictador Natalicio González dictó orden de busca y captura contra Roa por su labor redactora para aquel diario, lo que le obliga a huir, iniciando así un largo exilio que habría de prolongarse casi cincuenta años, aunque se le permitió entrar en su país en varias ocasiones (en 1966 y en 1982).

La larga dictadura militar de Alfredo Stroessner le obliga a prolongar su exilio en Argentina, en donde sobrevive ejerciendo todo tipo de oficios, que no le impiden, sin embargo, continuar su actividad literaria, hasta su llegada a la Universidad de La Plata como profesor de literatura y guiones.

En 1953, Roa había publicado ya El trueno entre las hojas, su primer libro de relatos, y siete años más tarde, en 1960, publica Hijo de Hombre, título que iniciaba su trilogía sobre el monoteísmo del poder. Después publicaría varios libros de relatos, conocidos o inéditos: Los pies sobre el agua (1967); Madera quemada (1967); Moriencia (1967); Cuerpo presente y otros cuentos (1971). En 1974 da a conocer Yo, el Supremo, obra que, junto a Hijo de Hombre, constituyen sus dos obras maestras, de obligada referencia en la literatura de habla hispana.

Yo, el supremo, una de las novelas esenciales de la literatura latinoamericana del siglo XX, narra la historia del dictador José Gaspar Rodríguez Francia, que gobernó Paraguay con mano dura durante 26 años, entre 1814 y 1840, tras la independencia de este país, en 1811. Para la crítica, el retrato de Rodríguez de Francia era tácitamente el de Stroessner, por ello que la novela estuviese prohibida muchos años en Paraguay.

Pero la implantación de una dictadura militar, esta vez en Argentina, hace que Roa Bastos traslade su residencia a Toulouse (Francia), en 1976, accediendo a una invitación de la Universidad de esa ciudad, en la que imparte clases de guaraní y literatura iberoamericana.

Llega a España en 1980, invitado por el Instituto de Cooperación Iberoamericana para intervenir en un acto literario en el que leyó textos inéditos suyos. Tres años más tarde, en 1983, obtiene la nacionalidad española. Desde la seguridad que le da España, Roa Bastos se convierte en el abanderado por la democracia en Paraguay, y así, entre mayo y junio de 1986, publica en el diario ABC una serie de cinco artículos con el encabezamiento común de «El tiranosaurio del Paraguay», que constituían otros tantos alegatos contra el dictador Stroessner.

En 1996, tiene lugar su regreso definitivo a Paraguay, país que le había arrebatado la nacionalidad, dando fin así a un prolongado exilio de casi cincuenta años.


Reconocimientos y galardones

Miembro de honor de varias universidades hispanoamericanas, europeas y norteamericanas, ha recibido prestigioso premios y condecoraciones, entre los que cabe destacar el Premio del Concurso Internacional de Novelas Editorial Losada (1959), el Premio de las Letras Memorial de América Latina (Brasil, 1988) y, en 1989, se le concede el Premio Cervantes de las Letras en reconocimiento al conjunto de su obra literaria. En 1992, con ocasión del Quinto Centenario del Descubrimiento de América, dio a conocer Vigilia del almirante, una novela sobre Cristóbal Colón, con la que comenzaría una etapa de gran creatividad. En 1993 publica El fiscal, un año después Contravida y, en 1996, Madama Sui, narraciones en las que recreaba momentos y personajes de la historia de Paraguay. En 2003 recibió la insignia de la Orden José Martí de Cuba.


En 1989, Roa Bastos recibe el Premio Cervantes de las Letras en reconocimiento al conjunto de su obra literaria.



«La memoria no recuerda el miedo»

Su literatura estuvo irremediablemente inmersa en la violencia. «La memoria no recuerda el miedo», escribió Roa en Yo, el Supremo, «se ha transformado en miedo ella misma». «En el ocaso de mi vida», dijo en otra ocasión el escritor ahora desaparecido, «quiero rendir este homenaje al pueblo en el que amaneció mi vida, un pueblo cuyas gentes esconden el sentido de lo esencial, ese saber entender lo que hay de excepcional en la vida», palabras que ponían de manifiesto el amor por su país a pesar de haber estado casi medio siglo fuera de él.

Roa Bastos solía decir que había tomado conciencia del mundo en su lugar de la infancia, Iturbe, allí comprendió que su condición de bilingüe, guaraní (idioma para la lírica y el canto) y castellano, marcaría el fondo y la forma de su obra: «De este equilibro de la cultura hispana guaraní es de donde ha de surgir la literatura paraguaya del futuro».

Su obra la componen más de veinte títulos, entre novelas, cuentos, obras de teatro y poesía, que han sido traducidos a 25 idiomas. Roa Bastos es, en fin, uno de los grandes escritores latinoamericanos de nuestro tiempo.

-----------------------------------------


Referencias en la Web sobre la vida y obra de Don Augusto Roa Bastos:

http://www.psicomundo.com/tiempo/historias/roabastos.htm
http://www.elfarol.org/autores/roabastos.htm
http://letras-uruguay.espaciolatino.com/
http://www.usuarios.lycos.es/precervantes/biografias/roa.html
http://www.aldeaeducativa.com
http://www.portal-local.com/occu_cer_roab_vid.asp
http://www.ucm.es/info/especulo/bquijote/q_roa.html
http://www.cervantesvirtual.com
http:// rehue.csociales.uchile.cl
http://www.usuarios.lycos.es/precervantes/ceremonia/roa.html
http://www.elfarol.org

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal